Cómo afecta el estrés a nuestros hijos

Cómo afecta el estrés a nuestros hijos

 

Muchas horas de trabajo, múltiples obligaciones, compromisos y quehaceres diarios, pueden provocar estrés, nervios, tensión e incluso ansiedad. Cada día son más las personas que están atrapadas en este elevado ritmo diario y que padecen estrés. El estrés además de ser fuente de malestar, puede afectar a nuestras relaciones familiares y a nuestros hijos. Los niños quedan expuestos a nuestro estrés y pueden ser afectados por el mismo. Es muy importante prestar atención a nuestros niveles de estrés y nuestras reacciones por nuestro bienestar y por el de nuestros pequeños.

La familia funciona como un sistema donde todos y cada uno de sus miembros cumple un papel, desempeña un rol. Y la acción de cada uno de los miembros va a influir en las acciones de todos y cada uno de los demás. Se produce de este modo, un flujo constante y continuo de interacción entre cada uno de los componentes del sistema, en este caso miembros de la familia. Dentro de la familia los niños son las personas más vulnerables y que reciben por lo tanto una mayor influencia.

Los niños están en un proceso de desarrollo y como es lógico en tal proceso, absorberán todo lo que tenga lugar a su alrededor. Cuando un adulto esta estresado, el estrés afecta a los niños cercanos. Los estudios demuestran que cualquier crisis de estrés que afecte a los adultos afecta a los niños de manera nociva. Veamos como es el proceso:

  • El estrés provoca sensaciones en el adulto, tensión, irritabilidad, malestar, nerviosismo, ira, etc.
  • Los niños observan, y van más allá, empatizan con el adulto y experimentan tensión y malestar.
  • La tensión y demás síntomas asociados al estrés pasan a los niños.
  • Es una especie de enfermedad contagiosa que nos afecta a todos los miembros de la familia.
  • Además los niños aprenden a reaccionar con estrés ante diferentes situaciones de su vida.
  • También un clima cargado de tensión, y malestar afecta negativamente.

Consecuencias del estrés en los niños
El estrés que el adulto contagia a los niños tiene también consecuencias negativas.

  • El estrés influye en su aprendizaje y desarrollo. Pudiendo ocasionar bajo rendimiento académico y retrasos en el desarrollo.
  • El estrés afecta a sus interacciones y relaciones sociales.
  • El estrés provoca malestar y puede ocasionar ansiedad.

Consejos para evitar que el estrés afecte a nuestros hijos

  • En primer lugar trata de evitar tu estrés.
  • Practica técnicas de relajación, meditación, respiración, etc. Puedes hacerlo en familia y así todos desarrollareis estrategias para prevenir y aliviar el estrés.
  • Aprende a separar el tiempo de trabajo y el tiempo de familia. Busca actividades de ocio, relajadas y gratificantes para hacer todos en familia, que te puedan ayudar a desconectar y liberarte del estrés.
  • En casa, fomenta la relajación y la tranquilidad. Modera tu lenguaje y busca un ritmo relajado y afectuoso.
  • No se trata de ocultar nuestro estado de estrés a los niños, ya que ellos lo perciben y si lo ocultamos les enseñamos a ocultar sus emociones. Se trata de enseñarles a relajarse y a afrontar el estrés.

 

vía: educa y aprende