Movimientos Rítmicos

El entrenamiento o Terapia de Movimientos Rítmicos ayudan a los niños y a los adultos a completar los patrones de los reflejos primitivos y a transformar los desafíos en estados de mayor integración.
  • Son la base de nuestro sistema nervioso central y de nuestra habilidad de movernos.
  • Se originan en el tallo cerebral. Estas áreas del cerebro son responsables para sobrevivir. Si nos encontramos bajo estrés nos movemos desde esta área permaneciendo en estado de supervivencia sin podernos conectar con la corteza pre-frontal que es donde procesamos y analizamos la información.
  • A medida que vamos creciendo nuestros reflejos no integrados disparan la respuesta de lucha o huida aun cuando no hay una razón “lógica” para el estrés. El comportamiento estresante se convierte en nuestro patrón de respuesta.
  • Cuando nuestros movimientos vienen de los patrones de reflejos activos se observan problemas de coordinación. Esto puede llevarnos más adelante, a tener dificultades en la lectura y la escritura, lenguaje y demoras en el habla, desorganización y falta de concentración etc. Se pueden observar otras dificultades en el control de esfínteres, problemas respiratorios, de piel y mucha ansiedad por comer dulce.
  • Otros de los desafíos pueden ser: tono muscular bajo, músculos débiles, dolores corporales permanentes, poca resistencia y fatiga constante.
Nuestra directora Ma. Augusta Franco es la única instructora certificada en el D.F. para impartir la Terapia de Movimientos Rítmicos
Menú