Etiqueta: cerebro

La importancia de la integración de reflejos primarios durante el primer año de vida

reflejos-primarios

Cuando un niño nace, deja el entorno protector y blando del útero para entrar a un mundo abrumador de estímulos sensoriales. Debe aprender a alimentarse a respirar, lo automático ya no está disponible.

Para sobrevivir, está dotado de un conjunto de reflejos primarios diseñados para ello. Estos están dirigidos por el encéfalo sin control cortical, sin embargo estos reflejos tienen una vida limitada y pasan a ser controlados por los centros superiores del cerebro.

Si estos reflejos permanecen activos después del año se llaman aberrantes y son una evidencia de debilidad o inmadurez estructural del sistema nervioso central.

A través del movimiento el niño procesa e integra la información sensorial y crea una comprensión del mundo.

El infante necesita que se le dé la oportunidad, el espacio y el tiempo para conseguir el control.

En el nacimiento hay pocas conexiones neurológicas entre las diferentes áreas del cerebro.

A medida que el infante se mueve y experimenta en su mundo crea, fortalece y mieliniza estas conexiones. Entre más oportunidades tenga un infante de practicar el movimiento y experimentar un rango amplio de impresiones sensoriales más posibilidades tendrá de desarrollar buenas bases para aprender mientras que crece y madura.

Funcionamiento cerebral y el aprendizaje

aprendizaje-y-funcionamiento-cerebral

Es importante que las personas realicen movimientos de coordinación, porque estos maduran al cerebro, y permiten una mayor conexión entre las diferentes áreas del mismo.

Los movimientos exactos se originan en el tallo cerebral. Estas áreas del cerebro son responsables para sobrevivir. Un sujeto bajo estrés se “mueve” desde esta área permaneciendo en estado de sobrevivencia sin poder conectar con la corteza pre-frontal que es donde se procesa y analiza la información, para lograr habilidades de planeación y toma de decisiones.

Cuando los movimientos vienen de los patrones de reflejos activos se observan problemas de coordinación. Más adelante, esto puede provocar dificultades en la lectura y la escritura, lenguaje y demoras en el habla, desorganización y falta de concentración, otros de los desafíos pueden ser: tono muscular bajo, músculos débiles, dolores corporales permanentes, poca resistencia y fatiga constante.

Los movimientos rítmicos pueden ayudar a crear las bases para optimizar las habilidades en todas las áreas de la vida.

Son beneficiosos para todos sin importar el nivel de conocimiento o la edad. Estos movimientos son efectivos para integrar los reflejos, para el aprendizaje con todo el cerebro, para reducir el estrés, para eliminar los bloqueos y mejorar la calidad de vida.