Etiqueta: sensoriales

La importancia de la integración de reflejos primarios durante el primer año de vida

reflejos-primarios

Cuando un niño nace, deja el entorno protector y blando del útero para entrar a un mundo abrumador de estímulos sensoriales. Debe aprender a alimentarse a respirar, lo automático ya no está disponible.

Para sobrevivir, está dotado de un conjunto de reflejos primarios diseñados para ello. Estos están dirigidos por el encéfalo sin control cortical, sin embargo estos reflejos tienen una vida limitada y pasan a ser controlados por los centros superiores del cerebro.

Si estos reflejos permanecen activos después del año se llaman aberrantes y son una evidencia de debilidad o inmadurez estructural del sistema nervioso central.

A través del movimiento el niño procesa e integra la información sensorial y crea una comprensión del mundo.

El infante necesita que se le dé la oportunidad, el espacio y el tiempo para conseguir el control.

En el nacimiento hay pocas conexiones neurológicas entre las diferentes áreas del cerebro.

A medida que el infante se mueve y experimenta en su mundo crea, fortalece y mieliniza estas conexiones. Entre más oportunidades tenga un infante de practicar el movimiento y experimentar un rango amplio de impresiones sensoriales más posibilidades tendrá de desarrollar buenas bases para aprender mientras que crece y madura.