Motricidad fina en tiempos de Coronavirus

 

La situación actual que afronta el mundo ha hecho que detengamos varias de nuestras actividades y que tengamos que adaptarnos a una nueva realidad buscando alternativas a las actividades que eran cotidianas mientras que otras tuvimos que suspenderlas. En el caso del des

arrollo de los niños, no es posible ponerlo en pausa; esto hace que como padres tengamos que usar nuestra creatividad y los recursos que estén a nuestro alcance para continuar aportando a su desarrollo. A pesar de que como padres podemos estar muy cansados es importante buscar el tiempo para continuar contribuyendo al desarrollo de los más pequeños. Entre los temas o las áreas de interés que generalmente se fomentan a trabajar en los niños en etapa escolar se encuentra la motricidad fina. La motricidad fina es la coordinación de los movimientos musculares más pequeños en varias partes del cuerpo, esta habilidad nos permite completar tareas que necesitan de más precisión especialmente implican el control de nuestras manos de nuestros dedos o de nuestros pies para realizar movimientos más pequeños. Lo que muchos padres desconocen es que se la puede reforzar mediante actividades cotidianas como a las que vamos a describir a continuación:

  • Cepillarse los dientes: Es importante motivar al niño a realizar esta actividad de manera independiente y realizando movimientos circulares en varias direcciones, de arriba hacia abajo de adelante hacia atrás y de movimientos circulares.
  • Abrocharse la camisa o abotonar.
  • Atarse los cordones.

Adicionalmente estas actividades contribuyen no solo en la orientación espacial sino también en el desarrollo de la lateralidad, dado que cuando se usan de manera equilibrada las manos, los ojos y los pies, el cuerpo calloso que armoniza los procesos entre los dos hemisferios se desarrolla más plenamente. Además, debido a que entran en acción ambos hemisferios y los cuatro lóbulos, se destaca la función cognitiva y se incrementa la facilidad de aprendizaje. Otra ventaja de motivar a los niños a realizarlas es que contribuyen a la independencia y a la autonomía.

Fuera de las actividades cotidianas se pueden implementar otras actividades que favorezcan el desarrollo de la motricidad fina. Un recurso muy importante y versátil es el uso de la plastilina, el juego puede ser enfocado en distintas áreas de interés, según los gustos de los más pequeños. También se puede alentar a que los niños colaboren en el orden y la organización de la casa, una manera de hacerlo es mezclar varias semillas y granos secos y pedirles que los clasifiquen en distintos recipientes según su categoría. Una variante de esta actividad es emplear el uso de una pinza para tender ropa y que mediante esta herramienta los niños atrapen las semillas y las pongan en su recipiente, esto aporta también al desarrollo de la fuerza. Otra actividad puede ser poner una bolita de plastilina clavar popotes y darles a los niños pasta en forma de aritos cereal Fruit loops y que lo inserten. Otra idea de la cual disfruta mucho los niños este rasgar papel crepe y posteriormente hacer pequeñas pelotitas de colores también pueden utilizar estas pelotitas para luego pegarlas en uno de sus dibujos favoritos.

Actividades más sencillas pueden ser:

  • Dactilopintura: pintar con los dedos en una hoja, esto estimula el desarrollo cognitivo, emocional y social.
  • Collages: contribuye al desarrollo de la capacidad visomotora mediante el desarrollo de esta técnica para lograr un entrenamiento adecuado de los dedos y las manos, obteniendo así movimientos más precisos.
  • Construcción de estructuras con malvaviscos y palillos: estimula el desarrollo motor y la creatividad.
  • Pintar con cotonetes: contribuye al desarrollo oculo manual para obtener precisión adecuada en la escritura.

Son muchas las estrategias que podemos implementar en casa para reforzar la motricidad fina. Lo importante es usar los materiales que tengamos a nuestro alcance durante esta cuarentena para poder crear actividades que los niños disfruten y hacer uso de nuestra creatividad.

Micaela Bunay Fornell Psicóloga Clínica Mayo, 2020

Menú