El Sueño

¿Cuánto Debe Dormir Un Niño?

0 – 2 meses

10.5 – 18 horas

2 – 12 meses

14 – 15 horas

1 – 3 años

12 – 14 horas

3 – 5 años

11 – 13 horas

5 – 12 años

10 – 11 horas

 

Según The National Sleep Foundation El sueño es uno de los aspectos más importantes de la vida del ser humano, se estima que pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo e en la rutina de las personas, especialmente en los niños, quienes se han visto obligados a trasladar su escuela a una pantalla y sus horas en el parque a las salas de sus casas. Algunos factores que se han. Los beneficios de esta necesidad biológica son innumerables en las distintas etapas de desarrollo, especialmente en la etapa infantil. Pero ¿Qué sucede cuando los patrones de sueño se ven afectados? El sueño puede verse afectado por distintos factores, ya sean internos o externos. Actualmente, la situación global ha generado una alteración muy fuerte conocido como causantes de insomnio en niños son los siguientes.

  • Experimentación intensa de emociones como miedo e irritabilidad.
  • Incertidumbre ante el futuro. El saber si regresarán a la escuela, saber cuándo podrán salir, visitar a sus familiares o jugar con sus compañeros.
  • Dinámicas familiares estresantes que hacen que la convivencia sea complicada.
  • Limitación a la hora de realizar actividades de motricidad gruesa como correr y saltar. Esto debido al estilo de vida sedentario, hace que el gasto energético sea menor y la necesidad de descansar disminuya.

A continuación, algunos consejos que pueden resultar útiles.

  • Crear horarios y rutinas a pesar de que no exista una necesidad explícita.
  • Eliminar el uso de pantallas como ipads, televisores y computadores al menos dos horas antes de ir a la cama.
  • Fomentar la actividad a lo largo del día.
  • Abrir canales de expresión emocional a nivel familiar en los cuales puedan expresar sus sentimientos y dudas sobre la situación.
  • Implementar actividades relajantes antes de dormir, como leer un cuento o tomar un baño caliente.

La suma de estos pequeños actos en el día a día contribuyen a un sueño de calidad.

Menú